Se encuentra usted aquí

Chocó Timba Y Niche-Primer Artículo Para La Revista Sonfonía

Quienes en la década del ochenta iniciamos nuestra carrera radial en Cali, tuvimos la fortuna de detentar la sede del grupo NICHE en esa ciudad. El estudio de grabación de la quinta con 39 era nuestro “club”; antes de mi paso a Bogotá para dirigir Tropicana, allípasé largas horas que me hicieron testigo de la grabación de álbumes como “Cielo de tambores”, “Llegando al 100%”, “Grupo NICHE 12 AÑOS”, y el álbum  “Un alto en el camino”.

 

Tengo aún muy presentes los recuerdos de la grabación del álbum “Cielo de tambores”, la fatiga de tantas horas reflejadas en los rostros de los músicos, los envases vacíos de loción refrescante (Menticol) aplicados hasta el último centímetro cúbico en la cabeza de Varela. La impaciencia de Jairo y sus regaños por el intercomunicador al cantante Javier Vásquez; los allí presentes nos mirábamos y nos preguntábamos hasta cuando iban a repetir eso de “mira el resultado, mira el resultado, míralo, míralo, míralo” o esta otra parte: “que mi corazón dijo que no y yo te repito que no” demanda y gran exigencia la de Varela.

 

 En mi opinión, hoy por hoy las vertientes de salsa más fuertes son la cubana y la boricua; no cabe duda que la Vanguardista sea la salsa cubana, tampoco cabe vacilación en decir que la salsa boricua aplica eso que conocemos como concepción comercial y su resultado por lo general es como lo escuchamos; preconcebido y hasta predecible.

 

 Pero también es evidente que para nuestro acriollado ámbito con la aparición y éxito de NICHE, la salsa colombiana se ubicó entre todas como la más fácil de asimilar y bailar. De eso dan prueba quienes arman la Rumba en la 72: (Carnaval de Barranquilla) los que por la quinta van pasando ( Feria de Cali ) los que pintan caras en Pasto ( Carnavales de Blancos y Negros ) y los que por el mundo entero gambetean y cantan “mi tierra, la tierra de todos, Colombia! ” .. entre muchos.

 

En el inconmensurable mundo de la salsa, la moneda NICHE (de muy alta circulación) tiene dos caras: por un lado, las primeras producciones en donde Jairo Varela disponiendo de la salsa como recurso, manifiesta los valores del negro en Colombia, reconociendo en sus creaciones la participación del Bruno en nuestra historia social y étnica.

 

Varela en este lado de la moneda le canta al Chocó, su tierra, a sus problemas, a su marginalidad y a su pobreza.

 

 El otro lado de la moneda comienza en mi consideración, en el momento en que NICHE logra superar la escisión de casi la mitad de sus músicos y lanza el álbum “Tapando el Hueco”; es justo aquí cuando se da origen a la segunda faz de la moneda NICHE; lo intitulé “Tapando el hueco y destapando el amor”.

En síntesis ese es el grupo NICHE en estos treinta años; con mucha alegría unida a la barahúnda innata de la gente del pacífico, pero también con episodios desapacibles como el de Varela en la cárcel.

Estoy convencido que hay quienes hicieron grande a NICHE, pero también quienes se hicieron grandes gracias a NICHE. Cada quien saque su propia conclusión.

 

 Volviendo a Cali y a manera de anécdota, los programadores y directores de las 2 o 3 emisoras más importantes e influyentes del momento, aprendimos a conocer tanto a Jairo Varela que siempre salimos del estudio con el corte o tema que en nuestra opinión (para nada musical pero si muy comercial) debía sonar.

 

 Alguien nos adelantó que del álbum Cielo de tambores Jairo estaba obsesionado con el corte -Doña Pastora- nosotros ya habíamos puesto los ojos en un tema, “sin sentimiento”, bonito por demás; decidimos entonces aplicar la estrategia “Anti-Varela”. Previamente concertamos lo que luego haríamos; entramos al estudio y efectivamente Jairo Varela soltó la cinta de 24 pulgadas, sonaba Doña Pastora; los tres directores casi al unísono dijimos ese es el tema, ese es el tema; Jairo nos miró incrédulo y dijo contundentemente NO ese NO, aquí tengo otro para mostrarles, y dejó sonar -sin sentimiento- lo escuchamos y dijimos restándole importancia al número y con “disminuida” alegría: Jairo, ese también está como bueno pero es mejor Doña Pastora; de inmediato Jairo señalo “Sin sentimiento” y dijo, este es el que quiero. ¡Ay! el tozudo Jairo.

 

 A propósito la primera emisora en Colombia en sonar este clásico de NICHE fue Olímpica estéreo Cali 104.5, emisora que tuve el agrado de fundar en 1990 y la satisfacción de dirigirla al primer lugar durante 3 años. La razón que permite a Olímpica difundir un 7 de diciembre del 90 (noche de velitas) un estreno tan contundente como “Sin Sentimiento”, es el DAT (Digital Audio Tape) un cartucho de cinta que almacenaba información digitalizada. Este formato apenas irrumpía en nuestro medio profesional; el álbum “Cielo de tambores” estaba en cinta, el CD salía el año siguiente por lo tanto no había otra forma de “sacar” del estudio el tema si no era en DAT. Hasta ese día la única emisora que tenía en sus estudios DAT era Olímpica. De allí la primicia y que ¡gol!

 

 En la década del ochenta y asistiendo a los bailes de Colegio escuché por primera vez el nombre de Niche. Sonaba “Buenaventura y caney” -Del caney al boulevard caminos dos pasos- El caney y el boulevard eran dos discotecas muy populares por aquellos días estaban ubicadas cerca al muelle turístico de Buenaventura muy cerca la una de la otra por eso Jairo Varela describe esa distancia tan fácil: camino dos pasos.

 

En el colegio el docente de turno nos hablaba de la vertiente oeste de la Cordillera Occidental, de la llanura del litoral Pacífico, y señalaba en un mapa que allí habían crecido casi olvidados los chocoes, citarares, kunas y emberas.

 

Yo, no sabía quién era Jairo Varela Martínez; desconocía esa abundancia de valores y composiciones tan grandes como el caudal del Atrato o el San Juan.

Jairo embaló en su equipaje los nombres de pedacitos de nuestra geografía como Acandí, el Alto Baudó, Condoto y otros tantos puntos de la tierra del platino.

 

 En Puerto Rico Luigi Texidor escribió: “Boranda territorio olvidado” posiblemente sea una coincidencia pero aquí tenemos nuestra propia Boranda “territorio pacífico también es territorio olvidado” de eso si que aprendimos en la primera etapa de NICHE.

 

 Con su lírica, Varela nos enseñó la diferencia entre: estar en la margen (del Pacífico) y estar al margen del resto del país (marginado como sigue el Chocó)

 

  “Estos son los tambores que aquí en mi tierra se quedaron

 

Entre trópico manigua y cununo, un canto como pidiendo al cielo,

 

 y el cielo mi tristeza se llevó, En este sincero homenaje mi vida yo doy”

 

   (La danza de la chancaca-Jairo Varela)

 

 En la primera página biográfica de NICHE aparece el barrio Roma de Quibdó en donde sonó el primer grupo de Varela, se llamó TIMBA. Claro también está Bogotá y el piso 13 de un edificio de la Séptima con 18, Cuando corría 1980. Un día cualquiera en la capital colombiana, Jairo cambió las 5 letras de su primer grupo TIMBA por otras cinco que pasarían a la historia, NICHE. Por simple casualidad 5 letras también forman el nombre CHOCÓ.

 

La salsa de NICHE tiene el pasaporte sobre-sellado; ha sido un largo recorrido desde el Chocó hasta los grandes escenarios, 1986 y por primera vez, su presentación en el Madison Square Garden en Nueva York, y marzo de 1989 cuando NICHE congregó a más de un millón de personas en el Campo de Marte en el Perú.

 

Y para no importunar con tanta fecha esta nota, señalemos solo una más, el mes de septiembre de 1989, cuando NICHE cumple su primera gira por Europa, de su mano nuestra salsa llegó a Francia, Inglaterra, Alemania, Suiza y España.

 

Si bien en nuestro país todos los gobiernos discurridos (incluido el actual) han sido excluyentes con la región chocoana, y nuestra sociedad (aunque muchos lo impugnen) segregacionista; Jairo Varela es excepción, el no se dejó marginar, si bien creció en escasez y sembró sus sueños al borde no solo del Atrato, sino también de la indiferencia; Su presente nos enuncia otra cosa.

Jairo Varela y su grupo NICHE portan ahora por todo el mundo con escollos y dentro de diferentes tipos de circunstancias, todo ese gran caudal Atrateño por demás, que lleva la salsa directamente a nuestra casa.

 

 Hasta pronto

 

 J Fernando Quintero.

2017 - Todos los Derechos Reservados.